martes, mayo 17, 2022

Aurora: El trágico partido que dejó tres muertos

El club Aurora viajó para jugar un partido amistoso en Lima, pero terminó en una tragedia con más de tres muertos.

La tarde del 4 de enero de 1931 hubo un partido de fútbol que terminó con 3 muertos. Aurora que por esos años, bajo la presidencia de Pedro P. Díaz, era el equipo más importante de Arequipa, viajó a Lima para enfrentarse al cuadro uruguayo Bella Vista, que realizaba una gira por Sudamérica, en partido disputado en el estadio Nacional.

Melgar ganó la copa Perú y su entrenador terminó en la cárcel

Conozca la aventura de Alfredo Rodríguez Ballón en los andes argentinos

La presidencia del Perú estaba a cargo de la Junta Militar de Gobierno encabezada por Luis Miguel Sánchez Cerro que dio golpe de estado a Augusto B. Leguía el 27 de agosto de 1930.

TRAGEDIA

A las 16:25 horas el club Aurora y Bella Vista salieron al campo en medio de una llovizna.Las tribunas del estadio lucían un marco importante de público. El duelo terminó 2-1 a favor de los uruguayos.

Al finalizar el encuentro, el Ministro de Justicia, el abogado arequipeño, José Luis Bustamante y Rivero, entregó el trofeo que se puso en disputa al Bella Vista por un triunfo “conseguido con justicia”, como afirma la crónica de El Comercio.

En pleno acto protocolar, se produjeron algunos disturbios en la tribuna de segunda que continuamos a narrar.

Como era típico en Lima y en todos los escenarios futbolísticos del país, al finalizar el partido los aficionados ingresaban al campo de juego a saludar a los jugadores. Esta no fue la excepción. El Aurora que había hecho de locales en Lima dieron un gran espectáculo ante un rival de la importancia como el uruguayo que cumplía una gira Sudamericana que duró de diciembre de 1930 a mayo de 1931.

El 7 de enero, El Deber transcribe una crónica publicada en El Comercio el 5 de enero donde se detallaba los hechos violentos suscitados por la brutal represión policial y que terminó con el presidente Sánchez Cerro pidiendo calma a la iracunda turba que hizo destrozos en toda la capital y trató de quemar la casa de Augusto B. Leguía.

“Un miembro de la Policía de la seguridad, impidió a un sargento (del Ejército) que avance con varios soldados que bajaban de las tribunas delante de la multitud”, ahí comenzó todo.

UN SALUDO

La tragedia ocupó la portada del diario El Deber,

El sargento – narra la crónica – logró conversar con un oficial de la Policía y le indicó que solo intentaba saludar a los jugadores de Aurora. Pero como los policías vieron que venía una multitud reaccionaron violentamente con sus espadas y armas de fuego.

“Esa actitud violenta provocó la protesta del público que comenzó a lanzar botellas y cuanto producto tenían en la mano a los policías. Para contrarrestar esa actitud, la Policía realizó varios disparos al aire creando caos en las tribunas donde había varias mujeres”.

De un momento a otro se produjo una lucha cuerpo a cuerpo entre los guardias y aficionados. Sonaron varios disparos, pero lo que enfureció a la gente fue ver en el suelo a un soldado ensangrentado. El ministro Bustamante y Rivero, y las autoridades que estaban en el palco trataron de pedir calma, pero la turba estaba cegada por la indignación.

José Luis Bustamante y Rivero estaba en ese partido.

“El conflicto arrecia cada vez más. Se sigue haciendo uso de las armas de fuego. Un guardia de seguridad dispara a quemarropa contra un cabo del Ejército que cae desplomado. Entonces fue incontenible la reacción del pueblo, que a todo trance trataba de desarmar a la Policía. Algunos exaltados trataron de incendiar la tribuna de segunda”.

DESFILE DE PROTESTA

Luego de varios minutos se logra la desocupación del estadio, mientras los heridos eran llevados a los hospitales. Es entonces, cuando el público estaba retirándose que “surgió la idea de realizar un desfile de protesta. Se izaron varios pañuelos ensangrentados como banderas y la multitud salió a las calles dando gritos de condena contra la Policía. Los manifestantes querían agredir a cuanto policía se les cruzaba en el camino. En el cruce de las calles Borja y Baquijano, un guardia de servicio al ser atacado a pedradas, respondió con tiros de revólver hiriendo a don Hernando Mendoza que se encontraba estacionado en la esquina de Palacio. La bala atravesó la pierna izquierda y el policía huyó”.

La multitud llegó a Palacio de Gobierno gritando “sanción, sanción”. Ante la gravedad de la situación se ordenó el acuartelamiento de toda la Policía reemplazándola con tropas de línea para que vigile la ciudad.

aurora
Luis Sánchez Cerro, por entonces presidente del Perú.

El comandante Sánchez Cerro salió al balcón de Palacio acompañado de ministros y altos oficiales del Ejército. “Uno de los manifestantes expuso en un ardoroso discurso lo ocurrido en el Estadio Nacional, dijo de la simpatía que el pueblo tiene con la junta del gobierno y solicitó el castigo ejemplar a la Policía”.

“El comandante Sánchez Cerro habló a la multitud deplorando los lamentables hechos que acababan de ocurrir, como una verdadera desgracia nacional y condenando la conducta inconsulta y violenta de la Policía. ‘Todo esto no es sino la consecuencia triste y dolorosa de una situación caótica de desorden, de encono, que ha dejado la fenecida dictadura, que necesitaba producir odios y rencores para cometer sus delitos y traiciones’”.

MUERTOS

El cabo Guevara del regimiento de Escolta del Presidente, herido de bala en el vientre, murió a los pocos minutos de la intervención quirúrgica en el hospital militar San Bartolomé.

En el hospital Dos de Mayo se contabilizó dos decesos, ambos civiles. Carlos Sánchez de 20 años de edad y el operario de zapatero Guillermo Gonzáles de 21 años de edad.

Se presentaron decenas de heridos. Entre ellos varios soldados como el arequipeño Vicente Huaquera, herido de bala en el muslo.

Durante la noche del 4 de enero, el cuidado de la ciudad estuvo a cargo del Ejército. Recién el lunes 5 salió a patrullar la Policía.

DESORDEN

También se contabilizó muchos daños a la propiedad privada. Un grupo de manifestantes, por ejemplo, pretendieron incendiar la casa desocupada del expresidente Leguía, ubicada en la Plaza de Armas. El fuego comenzó a expandirse, pero llegaron los bomberos y lo apagaron.

Se registraron saqueos en el bazar japonés Yumiso Soma, ubicado en la calle Buenos Aires. El dueño fue noqueado. Se llevaron 10 mil soles. Además, ingresaron al local de otro japonés, E. Taruda, pero este se defendió a disparos. La turba causó daños a otros negocios de asiáticos e italianos.

EL PARTIDO

aurora
Jorge Pardón, arquero de Aurora y seleccionado que jugó en el mundial de Uruguay.

Aurora formó con Pardón en el arco (venía de tapar en el Mundial de Fútbol Uruguay 1930); los defensas Alcocer y Arce; en el mediocampo Cano, Osorio y Valderrama. Y en el ataque Lozada, Salas, Rodríguez, Bedoya y Alegre.

Los goles para los uruguayos los anotaron Riolfo (25`PT) y Lagos (11`ST). El descuento lo convirtió Arce (20`ST).

El partido fue transmitido por radio. En la Plaza de Armas de Arequipa se pusieron parlantes para escuchar la narración del duelo.

El segundo encuentro se disputó días después. Los uruguayos ganaron 1-0.

Ivan Contrerashttp://deporteaqp.blogspot.com/
Iván Contreras Abarca es periodista, montañista y colaborador de Tomenota; fundador del blog de información deportiva Pasión Deporteaqp.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

LO ÚLTIMO

LO MÁS LEIDO